Jaime I y la leyenda del murciélago

Según la historia recogida en el Llibre del Feyts una de las crónicas más anecdóticas tiene que ver con un murciélago que por cierto, años después se ha convertido en símbolo indispensable del escudo de Valencia ¿qué relación guarda Jaime I con ello? Veamos primero qué sucedió.

Una noche, cuando las tropas de Jaime I estaban acampadas en el barrio de Ruzafa un murciélago se cayó de lo alto de su tienda causando un enorme estruendo al golpearse contra las armas y armaduras que tenían allí. Esto hecho hizo despertar a Jaime I que una vez desvelado comprobó que estaba a punto de recibir un ataque sorpresa de los musulmanes. Gracias a ello, tuvo tiempo para despertar a sus tropas para defender el ataque y no sufrir una derrota. A los pocos días de este suceso la ciudad de Valencia fue conquistada por Jaime I. Así pues, según la leyenda, el rey Jaime I quiso honrar al murciélago colocándole sobre el escudo de la ciudad.

Hasta aquí la mítica historia, pero ¿qué sucedió en realidad?

Pedro IV El Ceremonioso

Los hechos que narran la conquista de Valencia por Jaime I lo sitúan en el año 1238 (siglo XIII) Pues bien, no hay indicios de que hasta el siglo XIV en tiempos de Pedro IV el Ceremonioso que la figura del murciélago apareciera en el escudo.

Si bien, la leyenda también cuenta que fue el propio Pedro IV quien ordenara colocar un animal en dicho escudo, pero, no fue precisamente un murciélago, sino un dragón. ¿El motivo? Es complicado averiguarlo a ciencia cierta, la verdad es que posiblemente tenga que ver con sus gustos personales.

NO TE PIERDAS  Así conquistó Jaime I la ciudad de Valencia

No obstante, barajando algunas teorías, es posible acuñar al dragón como un animal heroico por sus connotaciones mitológicas, como ser respetable. Además, la tradición catalana y aragonesa muestran la presencia de este animal tanto en la historia de San Jorge y el Dragón, como en la semblanza del rey de Aragón y el rey Dragón.

Teorías aparte, Pedro IV para enaltecer el apoyo de la ciudad de Valencia a su persona durante la Guerra de los Dos Pedros (1356- 1365) contra Pedro el Cruel de Castilla, decidió conceder a la ciudad de Valencia el deseo de utilizar la corona de la ciudad con la imagen del dragón.

¿Cómo se convirtió el dragón en murciélago?

Para desvelar esta incógnitas tenemos que profundizar en la representación gráfica de ambos animales ‘un bicho con alas’. Lo cual deja abierta la puerta para comprobar que, en efecto, existen ciertas similitudes entre ambos símbolos y la referencia real que más se aproximaba al ‘bicho con alas’ era el murciélago.

Además, a esta explicación tenemos que añadir que la traducción de dragón alado al valenciano es ‘Drac Penat’ muy similar también a la traducción de murciélago que es ‘Rat Penat’, término que tras la leyenda de Jaime I comenzó a ser popular entre los ciudadanos y sus crónicas.

Y es que a mediados del siglo XV ya podemos reconocer un animal emblemático en el escudo de la ciudad pero sin saber identificarlo. Si bien, a posteriori es fácil constatar esta evidencia de que a principios del siglo XVI ya aparece con mucha más claridad la representación gráfica del ‘bicho’ que se asemeja más a un murciélago.

Escudo de Valencia

Leave a Reply

14 − siete =