Jaime I y su relación con San Jorge

Errmita de ‘San Jorge’ en el Puig (Valencia)

En relación a la batalla que Jaime I libró en el Puig (Valencia) la cual se considera una de las batallas definitivas para la conquista de la ciudad de Valencia por los cristianos, San Jorge tuvo algo que ver. Y es que su intervención para la salvaguarda del cristianismo frente al dominio musulmán actuó fuertemente sobre Jaime I y sobre la batalla.

¿Por qué la intervención de San Jorge en el Puig?

San Jorge

Precisamente en el término municipal de el Puig (Valencia), junto a la Pobla de Farnals, se encuentra la singular Ermita de San Jorge.

Que obviamente, su particularidad no se debe tanto a sus aspectos arquitectónicos, que se describen como un austero edificio de planta cuadrada, mas alzado rectangular, cuya cúpula de diseño octogonal se levanta sobre los arcos de la misma; como por haberse convertido en uno de los símbolos de la reconquista del reino de Valencia por los cristianos.

El siglo XIII se conoce como el siglo de las grandes conquistas cristianas.

Uno de los artífices fue Jaime I de Aragón, monarca que su ansia de expansión y conquista se hizo con diferentes territorios, uno de los cuales fue la ciudad de Valencia. Y es que la decadencia de las taifas valencianas facilitó su conquista, que solo fue posible tras la batalla del Puig.

¿Y por qué en el Puig? Este pueblo jugó un papel determinante gracias a sus fortificaciones, que sirvieron de arco estratégico en la conquista. ¿Su nombre? La batalla de Enesa, que tuvo lugar el 20 de agosto de 1237.

NO TE PIERDAS  La Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén toma posesión de su sede histórica en Valencia asignada por el rey Jaime I

En ese preciso instante, las tropas de Jaime I, enviadas, por cierto por su tío y el alcalde del Puig, Bernardo Guillén de Entenza, dieron la orden para que cientos de soldados, muchos de los cuales se dedicaban al campesinado y fueran reclutados por obligación, entraran en la aldea a lomos de sus caballos y derrotaran así a los musulmanes.

Como símbolo cristiano, en el lugar exacto donde se venció la batalla valenciana se levantó una cruz de madera. Años más tarde fue sustituida por la actual cruz de piedra del siglo XVI y posteriormente se construyó en dicho lugar la Ermita dedicada a San Jorge, siendo este santo el patrón de las armas aragonesas y líder de la victoria cristiana, según narra la tradición por su providencial participación en la batalla.

La ermita de San Jorge en la Actualidad

En la actualidad, la ermita de San Jorge ha sido sometida a diversas restauraciones en pro de su conservación, una de las cuales fue realizada por el arquitecto modernista valenciano, Manuel Cortina Pérez, en el año 1926. Dicha restauración incorporó los restos del edificio valenciano del Miguelete, así como una amplia aportación artística propia de finales de siglo.

Sin embargo, no deja de lado los aspectos medievales, representado con serpientes y dragones. Pero también incluye algunas pinceladas del romanticismo, que pueden apreciarse en sus ‘rosaledas pétreas’ y tintes orientales con los pintorescos filigranas neoárabes.

Su aspecto hace referencia a la Simbología Cuaternaria Cristiana, evocada en los cuatro evangelistas, profetas, apóstoles y mártires, los cuatro jinetes del apocalipsis, los cuatro puntos cardinales. De este modo, el cuatro pasa a ser un elemento primordial de la ermita, dando valor también a la simbología del Génesis.

NO TE PIERDAS  Museos gratis en Valencia

La ayuda divina de San Jorge en las conquistas

Y es que aunque no hay evidencia científica de ello, no puede haberla. Pero sí, muestra de ello podemos hablar del retablo de ‘San Jorge o del Centenar de la Ploma’  que se atribuye al pintor alemán, Marzal de Sax, realizado entre 1410 y 1420, y que sí evidencia que efectivamente San Jorge intervino en la batalla que finalmente se produjera la conquista cristiana de Valencia.

Retablo de San Jorge Fuente: Retaule de Sant Jordi o del Centenar de la Ploma, atribuït a Marzal de Sax. Cap el 1410-1420. Victoria and Albert Museum. Londres.  Medievalista.com. Recuperado de: https://journals.openedition.org/medievalista/507?lang=es

Algunos escritos dan cuenta de ello, por ejemplo, la Crónica de San Juan de la Peña, en cuyo relato narra el milagroso acontecimiento asegurando que el rey ni siquiera participó de dicha batalla.

Retablo de San Jorge (Mallorca) Fuente: Pedro Nisart – San Jorge y el dragón. Arte e historia. Recuperado de: https://arte-historia.com/arte-gotico-pintura/?cn-reloaded=1

Por otra parte, tal y como afirmó Joan Molina Figueres, profesor titulado de Arte Medieval en la Universidad de Girona, las representaciones que mostraban la ayuda de San Jorge en las batallas contra los musulmanes reforzaban el protagonismo de la monarquía.

De hecho, en todas las intervenciones que hubiere hecho San Jorge sobre Jaime I, tanto en Mallorca como en Valencia, eran territorios en los que Jaime I se considerara rey por derecho y no cabía, por tanto, la necesidad de rendir homenaje a ninguna figura eclesial.

No obstante, aunque la Iglesia no ha reconocido este milagro, en la tradición popular sí que sostiene que se hubiese celebrado este hecho a lo largo del siglo XV.

Y relacionado con ello, un caso similar fue el de Mallorca, en el cual, la popularmente extendida historia de la intervención divina del santo se representa en el retablo de San Jorge de Pere Nisart.

 

Leave a Reply

11 + 20 =